¿Cuándo y por qué cambiar la electrónica de nuestro instrumento?

Básicamente existen dos razones para cambiar la electrónica de nuestra guitarra o bajo, por un mal funcionamiento, ruidos, etc.,  o por buscar en un cambio de componentes o configuración de pastillas el sonido que necesitamos.

  • Por fallo o mal funcionamiento.

Con el paso del tiempo y el uso es lógico que ciertos componentes se desgasten o pierdan sus propiedades.

Los potenciómetros sufren fatiga en

 

 los contactos, desgastes de la pista, así como también los propios problemas que acarrea el tiempo, la humedad y la suciedad, que terminarán afectado a su desempeño.

Los condensadores pierden su capacitancia, las soldaduras se oxidan y los cables se corroen.

Por último los jack suelen tener problemas de contacto, por suciedad, óxido o que simplemente pierde tensión el contacto y el plug no queda fijado correctamente.

Por lo que hay veces que nos encontramos con que la mejor manera de volver a la vida nuestro instrumento es cambiando su electrónica.

Ante esta situación la duda suele ser si montar una electrónica similar a la que quitamos o aprovechar y adaptarla a nuestro gusto, lo que nos lleva al segundo motivo.

  • La búsqueda de nuevos sonidos o adaptar una guitarra o bajo a nuestros gustos y/o necesidades.

Para muchas personas existe un sonido correcto y uno incorrecto, uno bueno y uno malo, pero yo creo que cada persona tiene que buscar su propio sonido.

Cada guitarra o bajo tiene un sonido propio y único. Aún si tomamos dos instrumentos de la misma marca, modelo y año, es probable que suenen distinto, porque cada uno tiene su personalidad.

Igualmente, siempre hay cosas que podemos hacer para adaptar su personalidad a nuestra necesidad y hacer su sonido más “nuestro sonido”.

Hay muchas modificaciones que pueden valernos, por ejemplo cambiando los valores de los componentes o añadiendo nuevas funciones a las que ya tenía, desviándonos así de una electrónica standard.

Recibo llamadas que muy a menudo comienzan con un “Tengo tal guitarra y quiero que suene a tal otra” o “Quiero que mi bajo suene como tal que suena en el disco tal”. Yo eso lo veo como un imposible, ya que la apreciación del sonido es muy personal. Yo trabajo de otra manera, los invito a que escuchen muy detenidamente lo que tienen y me digan qué les falta y qué les sobra. A partir de ahí se juega con las opciones que disponemos para encontrar el sonido que necesitan. Al fin y al cabo, de esta manera será el sonido que no solo da tu instrumento sino el resto del equipamiento que TU utilizas y en las condiciones que TU lo usas.

Nadie puede asegurarme que si coge la “Number One” sonará igual que Steve Ray Vaughan, y menos aún si la probamos en nuestro amplificador. Sin embargo, es mas fácil para ti, que conoces tu guitarra, decirme necesito más agudos o menos, que tenga más cuerpo o quiero tener 42 combinaciones de pastillas (caso de la electrónica de la imagen montada con dos Hot Rails).

Más adelante escribiré artículos con las diversas mods que pueden realizarse y trataré de explicar su uso de tal manera que cualquiera sepa si es lo que necesita o no.

Deja un comentario